“La edad no perdona, sólo concede treguas antes de volver a cargar”