No se debería justificar la falta de calidad con el aprovechar la ocasión, el instante único.

La premura en el trabajo no es precipitación, del mismo modo que improvisar no equivale a descuidar.

La capacidad de improvisación no se improvisa. Es una agilidad que se cultiva mediante el entrenamiento y el método.

Para poder atrapar a “el instante” debemos anticiparnos estando en el lugar oportuno en el momento adecuado, y cuando aparezca ser capaces de reconocerlo, reflexionar y actuar sin demora.

También debemos saber reconocer cuando se nos ha escapado la ocasión. El pretender aprovecharla a toda costa sólo nos conduce a perpetuar una caricatura de un momento único que no volverá.