Cuando tras entrar en una perfumería alguien se te acerca con un frasco en una mano y secantes en la otra por si deseas probar el nuevo aroma “home”, sientes la tentación de salir corriendo a comprobar si te has equivocado de tienda.