“Nada es más cómico que el exceso de dramatismo”